Gusano de fuego | ¿Qué es ese bicho marino?

¿Te preguntas qué es ese bicho con el que te has cruzado mientras buceabas o hacías snorkel? En «¿Qué es ese bicho marino?», echamos un vistazo a algunos de los invertebrados más curiosos y extraños que se pueden encontrar en los océanos y los mares.

Hoy: el gusano de fuego (Hermodice carunculata), que entra de lleno en la categoría de «mirar pero no tocar».

Aspecto del gusano de fuego

Entre los gusanos, el gusano de fuego no es uno de los más feos. De hecho, ¡tiene volantes! Esta especie pertenece a la familia de los gusanos de cerdas (Amphinomidae), que reciben su nombre común por sus quetas o cerdas.

El gusano de fuego tiene un cuerpo oscuro y segmentado con crestas blancas. En el lateral de cada uno de sus segmentos hay una estructura branquial de color rojizo-anaranjado y un grupo de quetas blancas de aspecto difuso.

NO toques estos gusanos, aunque parezcan suaves. Hay una razón por la que estos tipos se llaman gusanos de fuego, y no es su color. Más bien, es la neurotoxina contenida en las cerdas huecas que no te matará, pero puede irritar muy intensamente la piel y causar náuseas severas.

Los gusanos de fuego pueden alcanzar hasta 30 centímetros de longitud.

Nombre (común, científico)Gusano de fuego, Hermodice carunculata
FamiliaAmphinomidae
DistribuciónOcéano Atlántico tropical, mar Mediterráneo
HábitatHasta 40 m de profundidad.

Planning your next snorkel trip?

Hábitat del gusano de fuego

El gusano de fuego puede encontrarse en todas las zonas cálidas del Atlántico, incluidos el Caribe y el Golfo de México. También es común en el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo. De hecho, algunos estudios sugieren que se está extendiendo en el Mediterráneo, probablemente debido al calentamiento del agua como resultado del cambio climático.

Esta creciente propagación puede tener algunos inconvenientes importantes, dado que a estos gusanos les gusta comer corales. También pueden ser portadores de ciertas enfermedades de los corales, como las bacterias latentes de la decoloración de los corales, que pueden saltar de un coral a otro. Todo esto no suele ser un gran problema, pero puede convertirse en uno cuando las colonias de coral ya están amenazadas. Los gusanos también son una molestia potencial para los nadadores y pescadores.

Esta especie no tiene una especial preferencia de hábitat, apareciendo prácticamente en cualquier lugar hasta los 40 metros de profundidad. No es de extrañar, dada su naturaleza omnívora, su falta de preocupación por las condiciones ambientales y su sistema de defensa. Puede prosperar en cualquier lugar siempre que las aguas no sean demasiado frías. Sin embargo, no se los suele encontrar durante el día, ya que son nocturnos.

Gusano de fuego (Hermodice carunculata)
Saqué una foto de este gusano de fuego en una piscina de marea en Gran Canaria.

Gusano de fuego en el acuario

Si eres aficionado a los acuarios marinos, es posible que ya hayas oído hablar del gusano de fuego antes de leer este artículo. Estos gusanos son «autoestopistas» del acuario, nombre que reciben los bichos que se introducen en los acuarios de agua salada porque estaban escondidos en la roca viva comprada en las tiendas de animales o de otros aficionados. Los gusanos de fuego pueden aparecer en la roca viva del Caribe. No es muy frecuente – la mayoría de los gusanos que aparecen son inofensivos – pero puede ocurrir.

Algunos autoestopistas son inofensivos, pero no es difícil imaginar que un gusano de fuego en tu acuario puede ser problemático. Si tienes corales, podrían comérselos, ¡por no hablar del efecto que tendría si tocas accidentalmente al gusano de fuego!

Para sacar un gusano de fuego de tu acuario es recomendable tener a mano unas pinzas largas por si sale y puedes cogerlo. Si crees que no tendrás la oportunidad de hacerlo, puedes preparar una trampa casera.

Algunos acuaristas también utilizan el «control biológico» en forma de criaturas que se alimentan de forma natural de los gusanos de fuego, pero no hay muchas opciones. Los caracoles cónicos son uno de los depredadores naturales del gusano de fuego, pero éstos son mucho más venenosos que los propios gusanos. Ciertas especies de lábridos pueden estar interesadas en comerlos.

Datos sobre el gusano de fuego

  • Dieta: Los gusanos de fuego son omnívoros y por lo general especies carroñeras. Sin embargo, no tienen ningún problema en pasar al modo depredador y alimentarse de todo tipo de invertebrados.

    Los corales y las anémonas son una fuente de alimento notable, pero los gusanos también comen erizos de mar, nudibranquios, moluscos, esponjas y mucho más. Si necesitan un poco de vegetación, van a por las macroalgas o hurgan en el detritus.
  • Toxina: Un gusano de fuego que esté atacando o sea atacado levantará sus cerdas, que se cree que pueden inyectar o rozar una mezcla de toxinas en la piel. Los científicos aún no tienen claro como producen estas toxinas. Para nosotros entusiastas del snorkel probablemente sea suficiente saber que pueden causar una fuerte inflamación, un intenso dolor y picor, náuseas y a veces incluso una infección.

    Si has tocado un gusano de fuego, trata de utilizar la cinta adhesiva para sacar las cerdas que se hayan clavado en la piel. Después, aplicar agua caliente, vinagre o isopropanol puede ayudar a calmar el dolor.
  • Biofluorescencia: Sí, estos gusanos son fluorescentes. Son nocturnos y por la noche producen un brillo verde. No está del todo claro por qué, pero puede tener algo que ver con los rituales de emparejamiento o la defensa.
  • Ciclo vital: Según un estudio realizado en 2020, los gusanos de fuego se reproducen liberando huevos y esperma mientras se balancean de un lado a otro. Tras la eclosión, los alevines pasan por una fase larvaria. Flotan en la columna de agua hasta convertirse en adultos.
  • Capacidades regenerativas: Como muchas otras especies de gusanos, los gusanos de fuego pueden sobrevivir a ser cortados por la mitad. De hecho, ambas mitades vuelven a crecer para producir un gusano completo, ¡como si esas cerdas no fueran ya una medida de protección suficiente!

¿Tienes más preguntas sobre el gusano de fuego o quieres compartir la historia de uno de tus propios encuentros con estos engañosamente bonitas especies de gusanos? No dudes en dejar un comentario a continuación.

Fuentes

Ahrens, J. B., Kudenov, J. D., Marshall, C. D., & Schulze, A. (2014). Regeneration of posterior segments and terminal structures in the bearded fireworm, Hermodice carunculata (Annelida: Amphinomidae). Journal of Morphology275(10), 1103-1112.

Righi, S., Prevedelli, D., & Simonini, R. (2020). Ecology, distribution and expansion of a Mediterranean native invader, the fireworm Hermodice carunculata (Annelida). Mediterranean Marine Science21(3), 558-574.

Schulze, A., Grimes, C. J., & Rudek, T. E. (2017). Tough, armed and omnivorous: Hermodice carunculata (Annelida: Amphinomidae) is prepared for ecological challenges. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom97(5), 1075-1080.

Simonini, R., Maletti, I., Righi, S., Fai, S., & Prevedelli, D. (2018). Laboratory observations on predator–prey interactions between the bearded fireworm (Hermodice carunculata) and Mediterranean benthic invertebrates. Marine and freshwater behaviour and physiology51(3), 145-158.

Toso, A., Boulamail, S., Lago, N., Pierri, C., Piraino, S., & Giangrande, A. (2020). First description of early developmental stages of the native invasive fireworm Hermodice carunculata (Annelida, Amphinomidae): a cue to the warming of the Mediterranean Sea. Mediterranean Marine Science21(2), 442-447.

Verdes, A., Simpson, D., & Holford, M. (2018). Are fireworms venomous? Evidence for the convergent evolution of toxin homologs in three species of fireworms (Annelida, Amphinomidae). Genome biology and evolution10(1), 249-268.

Witman, J. D. (1988). Effects of predation by the fireworm Hermodice carunculata on milleporid hydrocorals. Bulletin of Marine Science42(3), 446-458.

Wolf, A. T., Nugues, M. M., & Wild, C. (2014). Distribution, food preference, and trophic position of the corallivorous fireworm Hermodice carunculata in a Caribbean coral reef. Coral Reefs33(4), 1153-1163.